1 de abril de 2011

Cuando El Gobierno de Panamá le Muestra El Dedo a su Pueblo

Imagen de La Prensa 10/8/2010

El 31 de marzo vencieron los pocos medicamentos restantes en el país para el tratamiento de los pacientes de tuberculosis (TBC).
En total unas mil 290 personas corren peligro por la falta de abastecimiento en medicamentos para el tratamiento de esta enfermedad que puede ser mortal si no se trata debidamente. De esas 1,289 personas 181 son menores de 14 años.
En un articulo publicado en la primera plana de La Prensa del 31 de marzo el Dr. Edmundo López, jefe de la Sala de TBC del Hospital Santo Tomás (HST), mostraba cómo las pocas tabletas restantes para tratar la enfermedad se encontraban almacenadas en frascos de jugo. El articulo señala además que según el Minsa, el desabastecimiento es producto de la deuda que se tiene con la empresa abastecedora de los fármacos, escasez que empezó a ser alarmante desde enero pasado. El total de la deuda se elevaba a 134 mil 613 dólares hasta febrero de 2010.
En la misma semana que se publicaba este articulo, el Gobierno adjudicaba la demolición del edificio de la antigua sede de la Embajada de los EE UU, que se encuentra a escasos metros del Hospital Santo Tomás, para no decir casi en los jardines del mismo.
Este proyecto millonario ($200 millones) es una torre fálica que culmina a 300 metros de altura. Una manera de autosatisfacer el ego desmesurado del gobierno de un país en vías de desarrollo que se cree ya del Primer Mundo. Erigir semejante torre frente al Hospital Santo Tomás, es burlarse de los ciudadanos de este país. Es la manera en que el Gobierno nos muestra su dedo diciendo, me importa un bledo que se mueran los tuberculosos porque no son electores valiosos, no nos importa el sistema público de salud de este país porque nosotros vamos a clínicas privadas, lo que de verdad nos importa es la imagen que vendemos de nuestro país para atraer inversión privada, y por ende, llenarnos aun más los bolsillos. Ah! Sin olvidar lo divertido que será escupirle al pueblo desde lo alto de esos arrogantes 300 metros.
No creo que el Gobierno de Panamá pueda permitirse una operación de elongación del pene por unos $200 millones de dólares, mientras sectores como el de Salud y Educación estás siendo amputados.
Gobierno, no gastes dinero en cosas fútiles. Transforma este edificio en algo útil para la gente y no para construirte un monumento en vida. De Biblioteca Médica a Centro Cultural cientos de ideas existen por explorar.

2 comentarios:

  1. sin considerar el trafico, la contaminacion acustica, visual, ambiental y vibratoria que esta intervencion va a ocasionar en este sector de la ciudad

    ResponderEliminar
  2. La plusvalía del Bien Publico, es el RENDIMIENTO SOCIAL que este puede producir en beneficio y/o uso directo potencial o efectivo del mayor numero de ciudadanos en su espacio y entorno inmediato.

    PARA QUE TORRE SIN MEDICINAS
    PARA QUE TRACTORES SIN VIOLINES
    EL DERECHO Y EL ESPACIO QUE LE QUITAN A UNO NOS LO QUITAN A TODOS.

    El gasto del dinero USADO HASTA AHORA NO ES PRODUCTO de una donación de un gobierno amigo, ni del recurso propio de los miembros del Consejo de Gobierno, es PECULIO Suyo y Nuestro, ES DINERO DEL PUEBLO.

    Bien HA DICHO, y desde hace mucho tiempo el SPIA (Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos) que en los terrenos del Estado y Con los Recursos del Estado ESTE TIPO DE OBRAS Y ACTOS deben ser sometidos al ESCRUTINIO DEL PUEBLO por medio de concursos no de atestados sino de MERITO en PROPUESTAS de diseño y USO con alto rendimiento Social-

    ResponderEliminar